En Inglish

Consecuencias de una Lesión Cerebral Traumática

¿Cómo se Tratan las Complicaciones de una LCT?

Síndrome Post Conmoción Cerebral

A días o semanas de una lesión de la cabeza, aproximadamente el 40 por ciento de los supervivientes de una LCT desarrollan síntomas problemáticos llamados síndrome post conmoción cerebral (PCS, del nombre en inglés "postconcussion syndrome"). Una persona no necesita haber sufrido una conmoción cerebral o una pérdida de conocimiento para desarrollar el síndrome y muchas personas con LCT leve sufren PCS. Los síntomas incluyen dolor de cabeza, mareos, vértigo (una sensación de estar girando o de objetos que están girando alrededor de la persona), problemas de memoria, problemas para concentrarse, problemas para dormir, inquietud, irritabilidad, apatía, depresión, y ansiedad. Estos síntomas pueden durar algunas semanas luego de la lesión de la cabeza. El síndrome es más común en individuos que han tenido síntomas psicológicos, como depresión o ansiedad, antes de la lesión. El tratamiento del PCS puede incluir medicamentos para el dolor y las condiciones psicológicas, y consejos para desarrollar habilidades de afrontamiento.

Convulsiones

Cerca del 25 por ciento de los pacientes con contusiones o hematomas cerebrales y cerca del 50 por ciento de los pacientes con lesiones penetrantes de la cabeza desarrollarán convulsiones dentro de las 24 horas siguientes a la lesión. Estas convulsiones generalmente paran en una semana. Los médicos típicamente sólo tratan estas convulsiones si continúan más allá de una semana. Las convulsiones que ocurren más de una semana luego de la lesión se conocen como epilepsia post-traumática y se tratan con medicamentos. Puede ser necesario que estos medicamentos sean tomados por el superviviente durante meses o años tras la lesión.

Hidrocefalia

Nuestro cerebro continuamente produce y drena un fluido llamado líquido cefalorraquídeo (LCR). Cuando el cerebro es lesionado el drenaje de LCR puede ser afectado y el LCR puede acumularse. Esta condición se llama hidrocefalia. La acumulación de líquido puede llevar a un aumento de la presión en el cerebro. La hidrocefalia puede comenzar durante las etapas iniciales de la LCT pero no ser aparente hasta mucho más tarde. Sin embargo, es usualmente diagnosticada dentro del primer año luego de la lesión. Los síntomas pueden incluir un nivel de consciencia disminuido, cambios en el comportamiento, falta de coordinación o equilibrio, pérdida de la capacidad de retener la orina. El tratamiento puede incluir el drenaje del LCR a través de un pequeño tubo de plástico llamado una derivación. La derivación típicamente corre por debajo de la piel desde la cabeza al abdomen, donde el líquido es drenado y reabsorbido por el cuerpo.

Escape de LCR

Las fracturas de cráneo pueden romper las membranas que cubren el cerebro, llevando a un escape de LCR. Mientras que el líquido que escapa puede estar atrapado entre las membranas que rodean al cerebro, también puede escapar por la nariz o las orejas. Puede ser necesaria una cirugía para reparar la fractura y detener el escape.

Infecciones

Las roturas que dejan salir LCR de la cavidad cerebral también pueden permitir que entren a la cavidad aire y bacterias. Una infección de las membranas alrededor del cerebro se llama meningitis y es una peligrosa complicación de la LCT. La mayoría de las infecciones se desarrollan a las pocas semanas del trauma inicial y resultan de fracturas del cráneo o lesiones penetrantes. El tratamiento estándar incluye antibióticos y algunas veces cirugía para remover el tejido infectado.

Vasos Sanguíneos Dañados en el Cerebro

Cualquier lesión de la cabeza o del cerebro usualmente provoca algún daño a los vasos sanguíneos del cerebro. Mientras que el cuerpo usualmente repara rápidamente el daño a los vasos sanguíneos pequeños, una lesión de un vaso más grande puede provocar serias complicaciones. El daño a una arteria principal que aporte sangre al cerebro puede ocasionar un accidente cerebrovascular por una de dos vías: 1) sangrado de una arteria (llamado accidente cerebrovascular hemorrágico), o 2) un coágulo de sangre que se forma en una arteria lesionada. Cuando se forma un coágulo en una arteria mayor puede bloquear el flujo sanguíneo, privando al área irrigada por esa arteria de oxígeno y nutrientes necesarios (conocido como accidente cerebrovascular isquémico). Los síntomas de un coágulo sanguíneo en la cabeza incluyen dolor de cabeza, vómitos, convulsiones, parálisis de un lado del cuerpo, y semi-consciencia.

La cirugía es necesaria para reparar un vaso sanguíneo lesionado responsable de un accidente cerebrovascular hemorrágico. Los accidentes cerebrovasculares isquémicos pueden ser tratados con un fármaco que disuelve coágulos (un fármaco "trombolítico") si el accidente cerebrovascular es diagnosticado a pocas horas del comienzo de los síntomas y no hay evidencia de sangrado en el cerebro. El fármaco puede darse por vía intravenosa o a través de un tubo (catéter) que se inserta en una arteria de la ingle y se mueve al cerebro y luego a la arteria tapada, donde el medicamento es administrado a través del catéter. La administración del fármaco a través de un catéter en el sitio del coágulo tiene una mayor posibilidad de éxito que un medicamento intravenoso pero usualmente es realizada sólo en centros de accidentes cerebrovasculares por un equipo de especialistas que pueden armarse rápidamente veinticuatro horas al día.

Lesiones de los Nervios Craneanos

Los nervios craneanos son nervios que van desde el cerebro a través de aberturas en el cráneo y a áreas de la cabeza como los ojos, los oídos, y la cara. Las fracturas de cráneo, especialmente en la base del cráneo, pueden lesionar los nervios craneanos, El séptimo nervio craneal, llamado nervio facial, es el nervio craneal más comúnmente lesionado en la LCT. Un nervio facial lesionado puede ocasionar parálisis de los músculos faciales. Cuando los músculos faciales están paralizados, las expresiones faciales como sonreír no serán simétricas. Las lesiones de los nervios pueden sanar espontáneamente. Si no lo hacen, la cirugía puede, en algunas circunstancias, restaurar la función del nervio.

Dolor

El dolor es un síntoma común de la LCT y puede ser una complicación significativa para pacientes conscientes en el período inmediatamente siguiente a una LCT. El dolor de cabeza es el tipo de dolor más común, pero otros tipos de dolor también pueden ocurrir.

Complicaciones para Pacientes Inconscientes

Complicaciones serias para pacientes que están inconscientes, en coma, o en estado vegetal, incluyen dolores de la piel por la cama o la presión, infecciones repetidas de la vejiga, neumonía u otras infecciones que ponen en riesgo la vida, y la falla de múltiples órganos, como los riñones, pulmones, y corazón.

Trauma General

Cuando ocurre una LCT usualmente existe un trauma no sólo en el cerebro sino también de otras partes del cuerpo. Estas lesiones requieren cuidados inmediatos y especializados y pueden complicar el tratamiento y la recuperación de una LCT.

¿Qué Incapacidades Pueden Resultar de una LCT?

Las incapacidades resultantes de una LCT dependen de la severidad de la lesión, la localización de la lesión y la edad y salud general del individuo.

Incapacidades Cognitivas

"Cognición" describe los procesos de pensar, razonar, resolver problemas, procesar información, y memoria. La mayoría de los pacientes con LCT severa, si recuperan la consciencia, sufren alguna incapacidad cognitiva. Las personas con LCT moderada a severa tienen más problemas con los déficits cognitivos que los supervivientes con LCT leve, pero un historial de LCTs leves (por ejemplo, un jugador de football americano) puede tener un efecto acumulativo. La recuperación de déficits cognitivos es mayor dentro de los primeros seis meses luego de la lesión y usualmente es más gradual luego de esto. Las mayores mejorías pueden esperarse dentro de los dos años siguientes a la lesión.

Memoria

El impedimento cognitivo más común entre los supervivientes con lesiones graves de la cabeza es la pérdida de memoria, caracterizada por alguna pérdida de los recuerdos más antiguos y la incapacidad parcial para retener nuevos recuerdos. Algunos de estos pacientes pueden experimentar amnesia post-traumática, que puede implicar la pérdida completa de recuerdos, ya sea antes o después de la lesión.

Concentración y atención

Muchos supervivientes aún con lesiones de la cabeza leves o moderadas que experimentan déficits cognitivos se confunden o distraen fácilmente y tienen problemas con la concentración y la atención.

Funcionamiento ejecutivo

Muchos individuos con una LCT leve o moderada también tienen problemas con funciones de nivel superior, o también llamadas "ejecutivas", como planificar, organizar, razonar en forma abstracta, resolver problemas, y hacer juicios. Esta incapacidad puede hacer dificultoso el retorno al mismo entorno laboral o escolar en que el individuo se encontraba antes de la lesión.

Lenguaje y comunicación

El lenguaje y la comunicación son problemas frecuentes para los supervivientes de LCT. Algunos individuos tienen problemas para recordar palabras y hablar o escribir en oraciones completas (llamada afasia no-fluida). Ellos pueden hablar con frases cortadas y realizan pausas frecuentes. Usualmente están al tanto de lo que está sucediendo y pueden tornarse extremadamente frustrados.

Otros supervivientes pueden hablar con oraciones completas y usar la gramática correcta pero para el oyente el discurso son puras sandeces, llenas de palabras inventadas o sin sentido (llamada afasia fluida). Los supervivientes de LCT con este problema a menudo no están al tanto de sus sin sentidos y se enojan con los demás porque no los entienden.

Otros supervivientes pueden pensar en el lenguaje apropiado pero no pueden decir las palabras fácilmente porque no pueden usar los músculos necesarios para formar las palabras y producir los sonidos (llamado disartria). El discurso es lento, arrastrando las palabras y entreverado.

El Instituto Nacional sobre Sordera y Otros Desórdenes de Comunicación (del inglés "National Institute on Deafness and Other Communication Disorders") tiene más acerca de Lesión Cerebral Traumática.

Incapacidades de los Sentidos

Muchos supervivientes de LCT tienen problemas con uno de los cinco sentidos, especialmente la visión. Pueden no registrar lo que están viendo o pueden ser lentos para reconocer objetos. Algunos individuos desarrollan tinnitus, zumbidos o chirridos en los oídos. Otros pueden desarrollar un gusto amargo persistente en la boca o quejarse de un olor nauseabundo constante. Algunos supervivientes de LCT sienten hormigueos, picazón, o dolor en la piel. Aunque son raras, estas condiciones son duras de tratar.

Incapacidad de Coordinación Mano-Ojo

Los supervivientes de LCT a menudo tienen dificultad con la coordinación mano-ojo. A causa de esto, pueden ser propensos a chocarse con o dejar caer objetos o pueden parecer generalmente tambaleantes. Pueden tener dificultad para manejar un auto, trabajar con maquinaria compleja, o practicar deportes.

Problemas Emocionales y de Comportamiento

La mayoría de los supervivientes de LCT tienen algún problema emocional o de comportamiento. Los miembros de la familia a menudo encuentran que los cambios en la personalidad y los problemas de comportamiento son las incapacidades con las que es más difícil lidiar. Los problemas emocionales pueden incluir depresión, apatía, ansiedad, irritabilidad, rabia, paranoia, confusión, frustración, agitación, dificultad para dormir, y cambios de humor. Los comportamientos problemáticos incluyen agresión y violencia, impulsividad, pérdida de inhibiciones, exteriorizar, no-cooperar, arrebatos emocionales, comportamiento infantil, autocontrol dañado, autoconsciencia dañada, incapacidad para tomar responsabilidad o aceptar críticas, estar ensimismado en uno mismo, actividad sexual inapropiada, y abuso de alcohol o drogas. Algunas veces los supervivientes de LCT detienen la maduración emocional, social, o psicológica luego del trauma, lo que es particularmente serio para los niños o adultos jóvenes, Muchos supervivientes de LCT que muestran problemas psiquiátricos o de comportamiento pueden ser ayudados con medicamentos o psicoterapia.

¿Qué Otros Problemas a Largo Plazo Pueden ser Asociados con una LCT?

Enfermedad de Alzehimer (EA)

La EA es una enfermedad degenerativa en que el individuo sufre de pérdida progresiva de la memoria y otras habilidades cognitivas. La investigación reciente sugiere una asociación entre lesiones de la cabeza en la adultez temprana y el desarrollo de EA más tarde en la vida; cuanto más severa la lesión de la cabeza, mayor el riesgo de desarrollar EA. Alguna evidencia indica que la lesión de la cabeza puede interactuar con otros factores para desencadenar la enfermedad y puede apresurar el comienzo de la enfermedad en individuos que ya estén en riesgo.

Enfermedad de Parkinson y Otros Problemas Motores

La enfermedad de Parkinson puede desarrollarse años después de una LCT si la parte del cerebro llamada ganglios basales fue lesionada. Los síntomas de la enfermedad de Parkinson incluyen temblores, rigidez o agarrotamiento, movimiento lento o incapacidad para moverse, un caminar arrastrando los pies, y postura encorvada. A pesar de los muchos avances científicos en los años recientes, no se ha descubierto aún una cura y la enfermedad progresa con gravedad.

Otros desórdenes del movimiento que pueden desarrollarse luego de una LCT incluyen temblor, movimientos musculares descoordinados, y contracciones repentinas de los músculos.

Aprenda acerca de los tipos de recuperación de LCT y rehabilitación usada para supervivientes de LCT.

top of page